Close

Exploración cognitiva: Memoria

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Esta función está presente de una manera tan constante en nuestra vida que a menudo la damos por sentada hasta que un olvido o distorsión reclama nuestra atención.

Puede parecer un proceso simple, pero consta de diferentes fases e implica a una gran cantidad de estructuras cerebrales.

Su alteración puede deberse a causas orgánicas (demencias, ictus, interrupción de la llegada de oxígeno al cerebro) o emocionales (amnesia disociativa, pseudodemencia depresiva).

Un fenómeno curioso cuando existen trastornos de memoria es que los datos que suelen fallar son los más recientes.

Es muy frecuente que pacientes y familias se sorprendan de la capacidad para recordar los hechos remotos (recuerdos del colegio o la infancia) y en cambio no consigan recordar conversaciones mantenidas el día anterior. Lo que ocurre es que la información antigua ya está almacenada, se hizo hace muchos años y lo que suele fallar es la capacidad para fijar nueva información a partir de un momento determinado (inicio de una enfermedad, ictus o lesión).

Existen numerosas pruebas para la evaluación de la memoria: listas de palabras, de dibujos, recuerdo de textos o de pares de palabras.

Una buena evaluación debe permitir explorar las diferentes fases:

  • Fijación. Grabar la información. Se relaciona con estructuras implicadas en los procesos atencionales. Para grabar algo primero tengo que prestarle atención.
  • Almacenamiento o consolidación. Implica retener los datos (algunos unos minutos y otros toda la vida). Cuando se altera esta fase hablamos de amnesia. 
  • Recuperación. Supone ir al almacén y sacar la información que busco. Muchas veces no recordamos espontáneamente un dato (una fecha, un nombre, el lugar donde ocurrió algo) pero puede venirnos a la mente en otro momento o podemos acceder a él con una pequeña pista (era verano, empieza por A, era una ciudad grande y hacía frío).

El resultado puede parecer al mismo si falla una u otra fase (no hay recuerdo), pero las implicaciones no lo son.

Es importante señalar que la exploración neuropsicológica no consiste en valorar habilidades (lo buena o mala memoria que tiene la gente) sino procesos alterados, patología de la memoria.

Maribel Adrover
Psicóloga General Sanitaria
Neuropsicóloga